sábado, 21 de octubre de 2017

La higiene del cachorro

Una de las primeras cosas que hay que hacer cuando llega el cachorro a casa es acostumbrarle a ser manipulado, revisado y a mantener una rutina higiénica.
Cepillado
Los perros no deben bañarse demasiado a menudo y más aún los cachorros, ya que el pH de la piel del perro es muy delicado, por ello la mejor manera de mantenerle limpio es el cepillado, ya que elimina restos de suciedad y pelo muerto.
Cuando sea adulto si es cepillado correctamente sólo necesitará ser bañado cada mes y medio o 2 meses.
El cachorro debe aprender a asociar el cepillado como algo agradable, así cuando crezca no opondrá resistencia al cepillado. Deberemos empezar con sesiones cortas de cepillado y acariciarle a la vez o decirle palabras amables para que asocie el cepillado a algo agradable. Al principio puede que no le guste y se resista, entonces con paciencia y firmeza hay que mostrarle que no pasa nada y que hay que cepillarle, ya que si paramos el perro se acostumbrará a que haciendo determinadas cosas consigue que no le peinemos.
Debemos realizar el cepillado en un lugar cómodo y con buena luz para poder revisar su piel y pelo en busca de cualquier problema y tener todos los utensilios a mano. Lo ideal sería si es posible colocar al perro en una mesa alta sobre una alfombrilla o toalla para que no se resbale, así el perro estará a nuestra a altura y el cepillado será más sencillo.
Antes de bañar al perro debes desenredar el pelo, especialmente en las razas de pelo largo, hay aceites especiales para el desenredado que ayudan mucho, sobre todo en la época de socialización a que no hagas daño al perro con tirones y de ese modo no asocie el cepillado a algo malo, además a ti te ayudará en la tarea de desenredar al perro.
Baño
Los cachorros son muy exploradores y suelen ensuciarse muchísimo. Si no es mucha suciedad lo mejor será cepillarles o frotarles con una esponja húmeda, sólo se les debe bañar si de verdad están sucios, ya que no se debe bañar al perro hasta que no acabe el calendario de vacunación. 
La frecuencia del baño dependerá de el tipo de pelo, la raza y el ambiente en que vive.
En los cachorros debemos usar un champú suave específico para ellos con pH neutro, sin perfume y de aroma suave para que no irrite la piel.
Sobre una mesa pondremos una toalla y sobre la toalla al perro y lo secaremos con una toalla seca y un secador con aire frío o tibio (El aire caliente puede quemarle la piel) a 30 centímetros del perro, moviendo el secador por todo el cuerpo del cachorro, para acostumbrarle al secador primero deja que oiga el ruido del secador para que se acostumbre, cuando ya no le moleste el ruido a unos 50 centímetros del animal dale viento caliente, pero nunca a la cara, si quieres puedes darle una golosina para aumentar el gusto por el secador. Haz esto cada vez que tengas que secar al perro hasta que se acostumbre al secador por completo..
Para que el baño no sea traumático no es recomendable bañarle pocos días después de llegar a casa o el mismo día, piensa que está viviendo muchos cambios y agregarle uno más sólo lo va a confundir, tampoco le mojes la cara en el primer baño (Puedes lavarla con toallitas o un paño mojado) y si ves que se pone demasiado nervioso cancela el baño.
Para bañarle por primera vez necesitarás un lavabo con el desagüe abierto para que el agua no se acumule y así el cachorro no tenga miedo de ahogarse, también sería ideal tener una manguera con rociador en el grifo porque así será más fácil aclarar al perro y acertarle con el chorro de agua en caso de que se aparte, ya que debes asegurarte de que el pelo quede completamente aclarado, deja que se sacuda un poco y después sécale.
El agua debe estar a aproximadamente 39º y hasta que el perro esté completamente seco deberá estar en un lugar cálido, excepto en verano. Debemos prestar mucha atención de que no entre nada en las orejas o los ojos del perro, puedes ponerle tapones de algodón en las orejas para evitarlo. 
Si ves que el perro está muy reacio a meterse en el agua puedes poner juguetes que le gusten para que sea más atractivo. Cuando acabe el baño deberás premiar al cachorro con algo de comida o su juguete favorito, para que así el baño sea aún más agradable para él.

Reacciones:

0 comentarios: