jueves, 17 de octubre de 2019

Higiene ocular y auditiva del perro

CUIDADOS DE LAS OREJAS DEL CACHORRO
La higiene y el cuidado rutinario con los oídos del cachorro es muy importante para mantenerlos sanos.
El conducto auditivo del perro tiene una forma acodada que dificulta la expulsión de la suciedad, al tiempo que favorece el desarrollo de bacterias, levaduras y parásitos. Además los perros con las orejas caídas son más propensos a padecer enfermedades del conducto auditivo, debido a la falta de ventilación en éste, la cual propicia aún más la proliferación de bacterias.
Para prevenir otitis y mantener la salud de sus oídos hay que hacer controles en casa, observando el color de la piel de las orejas y si hay secreciones y olores extraños.

También se pueden hacer limpiezas periódicas. Para limpiar la oreja se puede usar una gasa humedecida y pasarla entre los pliegues y surcos. Para el conducto auditivo se pueden utilizar soluciones específicas para los oídos de los cachorros. Se aplica una pequeña cantidad, se masajea la base de la oreja, se deja que el perro sacuda la cabeza y se limpian los restos del producto y se seca bien toda la zona con una gasa.
Por último no debemos olvidarnos de secar los oídos después del baño, si se mete al agua, o si sale en un día lluvioso.
Si detectamos alguna alteración lo mejor es consultar al veterinario, que nos indicará el tratamiento adecuado cuando sea necesario.
Los oídos del perro deben ser revisados al menos una vez a la semana en caso de los perros de orejas grandes, ya sus enormes pabellones bloquean la entrada de aire al interior de los conductos auditivos, lo que dificulta que la suciedad salga arrastrada de forma natural por la corriente.
En el caso del perro de orejas cortas, es suficiente realizar la limpieza de oídos dos veces al mes. Una gasa enrollada al dedo índice le ayudará en esta tarea, que puede completarse con ayuda de productos limpiadores específicos que ayudan a eliminar la cera de las paredes de los conductos auditivos.

CUIDADOS DE LOS OJOS DEL CACHORRO
El cuidado de los ojos es fundamental para mantener su salud y debe constituir una rutina diaria. Acostumbrar al perro a esta práctica desde cachorro, facilitará su realización en el futuro.
Como norma general, deben revisarse los ojos a diario para confirmar que no hay descargas, inflamación u otra alteración, que pueda requerir un tratamiento específico.
Pueden quedar depósitos de legaña en el ángulo interno y en la parte externa del ojo, dependiendo de la raza o del tipo de pelo del perro, que deben eliminarse con mucho cuidado. Se puede utilizar una gasa o un papel suave humedecido con agua o suero fisiológico. En algunos casos se pueden utilizar soluciones específicas, que deberán ser recomendadas por el veterinario.
Una limpieza de ojos adecuada incluye eliminar las legañas con ayuda de una gasa humedecida en suero fisiológico.

0 comentarios: