domingo, 26 de abril de 2009

Las Ratas como mascota.

Siempre se tiene una imagen de las ratas bastante distorsionada, se cree que son animales sucios y transmiten enfermedades, pero pensándolo lógicamente si tu hámster viviera en una alcantarilla por miedo a que le maten también estaría sucio y portarían enfermedades.
Una rata puede ser una buena mascota ya que son más listas que otros roedores como ratones, hámsters o jerbos, son limpias, sociables y cariñosas, no necesitan tantos cuidados como un perro o gato y se deja coger con más facilidad que un ratón ya que las ratas son más tranquilas.
Las ratas domésticas son más pequeñas que las ratas de cloaca ya que se han ido seleccionando en laboratorios para ahorrar en espacio y comida. 
Suelen medir de 12 a 26 centímetros y son nocturnas aunque se las puede cambiar el horario. Nadan y bucean muy bien, como todas las ratas.
Su olfato es incluso mejor que el de los perros y se transmiten de forma ultrasónica por lo que no son ruidosas. Ven en blanco y negro y las típicas ratas de laboratorio con los ojos rojos ven incluso peor.
Son animales limpios a los que se les puede enseñar donde hacer sus necesidades.
Normalmente si se quiere tener más de una tienen que ser del mismo sexo para evitar que proliferen. Además es muy recomendable comprar dos ya que necesitan compañía y socialización por parte de miembros de la misma especia aunque son animales jerárquicos y a veces se muerden para decidir quien manda, pero las hembras lo hacen mucho menos a menudo.
También necesitan salir de la jaula e interactuar con ellas un par de horas al día.

No hay comentarios: