Todo sobre perros...

Todo lo que necesitas saber sobre tu mejor amigo: Cuidados, servicios, eventos, razas, adiestramiento, enfermedades...

Todo sobre gatos...

Todo lo que necesitas saber para complacer al rey de la casa: Cuidados, razas, servicios, eventos, razas, enfermedades, juegos...

Noticias del mundo animal...

Noticias, eventos, descubrimientos, campañas, denuncias...

Cuidados para todo tipo de mascotas...

Cobayas, caballos, lagartos, jerbos, aves, serpientes, peces, conejos, ratas...

¡Y mucho más!

Cuestionarios, peluquería canina, documentales, fotos, vídeos, curiosidades, ofertas... ¡Y más!

sábado, 21 de octubre de 2017

La higiene del cachorro

Una de las primeras cosas que hay que hacer cuando llega el cachorro a casa es acostumbrarle a ser manipulado, revisado y a mantener una rutina higiénica.
Cepillado
Los perros no deben bañarse demasiado a menudo y más aún los cachorros, ya que el pH de la piel del perro es muy delicado, por ello la mejor manera de mantenerle limpio es el cepillado, ya que elimina restos de suciedad y pelo muerto.
Cuando sea adulto si es cepillado correctamente sólo necesitará ser bañado cada mes y medio o 2 meses.
El cachorro debe aprender a asociar el cepillado como algo agradable, así cuando crezca no opondrá resistencia al cepillado. Deberemos empezar con sesiones cortas de cepillado y acariciarle a la vez o decirle palabras amables para que asocie el cepillado a algo agradable. Al principio puede que no le guste y se resista, entonces con paciencia y firmeza hay que mostrarle que no pasa nada y que hay que cepillarle, ya que si paramos el perro se acostumbrará a que haciendo determinadas cosas consigue que no le peinemos.
Debemos realizar el cepillado en un lugar cómodo y con buena luz para poder revisar su piel y pelo en busca de cualquier problema y tener todos los utensilios a mano. Lo ideal sería si es posible colocar al perro en una mesa alta sobre una alfombrilla o toalla para que no se resbale, así el perro estará a nuestra a altura y el cepillado será más sencillo.
Antes de bañar al perro debes desenredar el pelo, especialmente en las razas de pelo largo, hay aceites especiales para el desenredado que ayudan mucho, sobre todo en la época de socialización a que no hagas daño al perro con tirones y de ese modo no asocie el cepillado a algo malo, además a ti te ayudará en la tarea de desenredar al perro.
Baño
Los cachorros son muy exploradores y suelen ensuciarse muchísimo. Si no es mucha suciedad lo mejor será cepillarles o frotarles con una esponja húmeda, sólo se les debe bañar si de verdad están sucios, ya que no se debe bañar al perro hasta que no acabe el calendario de vacunación. 
La frecuencia del baño dependerá de el tipo de pelo, la raza y el ambiente en que vive.
En los cachorros debemos usar un champú suave específico para ellos con pH neutro, sin perfume y de aroma suave para que no irrite la piel.
Sobre una mesa pondremos una toalla y sobre la toalla al perro y lo secaremos con una toalla seca y un secador con aire frío o tibio (El aire caliente puede quemarle la piel) a 30 centímetros del perro, moviendo el secador por todo el cuerpo del cachorro, para acostumbrarle al secador primero deja que oiga el ruido del secador para que se acostumbre, cuando ya no le moleste el ruido a unos 50 centímetros del animal dale viento caliente, pero nunca a la cara, si quieres puedes darle una golosina para aumentar el gusto por el secador. Haz esto cada vez que tengas que secar al perro hasta que se acostumbre al secador por completo..
Para que el baño no sea traumático no es recomendable bañarle pocos días después de llegar a casa o el mismo día, piensa que está viviendo muchos cambios y agregarle uno más sólo lo va a confundir, tampoco le mojes la cara en el primer baño (Puedes lavarla con toallitas o un paño mojado) y si ves que se pone demasiado nervioso cancela el baño.
Para bañarle por primera vez necesitarás un lavabo con el desagüe abierto para que el agua no se acumule y así el cachorro no tenga miedo de ahogarse, también sería ideal tener una manguera con rociador en el grifo porque así será más fácil aclarar al perro y acertarle con el chorro de agua en caso de que se aparte, ya que debes asegurarte de que el pelo quede completamente aclarado, deja que se sacuda un poco y después sécale.
El agua debe estar a aproximadamente 39º y hasta que el perro esté completamente seco deberá estar en un lugar cálido, excepto en verano. Debemos prestar mucha atención de que no entre nada en las orejas o los ojos del perro, puedes ponerle tapones de algodón en las orejas para evitarlo. 
Si ves que el perro está muy reacio a meterse en el agua puedes poner juguetes que le gusten para que sea más atractivo. Cuando acabe el baño deberás premiar al cachorro con algo de comida o su juguete favorito, para que así el baño sea aún más agradable para él.

viernes, 20 de octubre de 2017

Higiene dental en gatos

La salud dental de las mascotas es muy importante y aunque se toma más en cuenta la salud dental de los perros los gatos también necesitan cuidados en su boca. El 70% de los gatos de más de 3 años muestra signos de enfermedad dental, un porcentaje muy elevado.
El primer síntoma de enfermedad dental es el mal aliento, cuando hay mal aliento ya hay sarro o placa y si no se trata puede acabar en una infección en las encías.
La placa y el sarro
La placa es una película incolora que contiene bacterias, saliva, partículas de comida y otras células. El sarro es de color marrón o amarillo y se forma al calcificarse la placa. Ambas se acumulan a lo largo de la encía pero pueden llegar a cubrir toda la superficie del diente o acumularse bajo las encías.
Cuando se acumula mucha placa dental las bacterias provocan infección en las encías y se produce la gingivitis, si no se trata la placa se endurece y favorece la infección en toda la superficie del diente.
El sarro provoca mal aliento y la gingivitis favorece el dolor y sangrado de las encías, que se retraen y puede llegar a provocar la pérdida de la pieza dental, pero además puede derivar en una infección general, una miocarditis bacteriana, mala digestión u otros e incluso se relaciona con el agravamiento de enfermedades como la diabetes.
Tratamiento
El tratamiento consiste en eliminar la placa dental o el sarro mediante una limpieza dental con ultrasonido y saneamiento del periodonto, si es necesario también se les da antibióticos para controlar la infección y disminuir la gengivitis.
Prevención 
Para limpiar los dientes del gato lo ideal es usar geles antisarro y mal aliento o un spray antisarro 3 en 1, también venden bocaditos de clorofila muy buenos para el aliento y para la placa. También hay dediles antibacterianos que son como un cepillo de dientes para gato pero que elimina las bacterias de una forma mucho más efectiva y menos agresiva.
También debe de morder su pienso, debemos asegurarnos de que de verdad masca el pienso, algunos piensos tienen granos tan pequeños que los comen sin masticar, así que deberemos darle un pienso que tenga que partir con los dientes, así el propio pienso hará fricción contra los dientes y eliminará el sarro.
Los cepillos para gatos deben ser de púas suaves y cortas, se insertan en los dedos y se deben usar dos veces por semana, aunque algunos gatos son muy reacios a dejarse tocar la boca, por ello habrá que enseñarles desde pequeños. Lo ideal sería cepillarle los dientes a diario, pero si compensamos el cepillado con otros productos podemos hacerlo una vez a la semana. No se debe usar nunca pasta para humanos, ya que podemos intoxicar al animal.
También que habrá que acudir al veterinario cada 6 meses durante la época adulta y cada 3 durante la edad anciana para que revisen, entre otras cosas, la salud dental de el animal.

Higiene dental en perros

La salud canina es muy importante pero hasta hace no muchos daños la salud bucal no era muy tomada en cuenta aún siendo uno de los factores de salud más importante del animal ya que por la boca se comunican con el entorno y una mala salud dental puede acarrear una mala alimentación y por tanto una mala salud general.
Las dolencias dentales son la enfermedad más frecuente actualmente, un 80% de los perros tienen signos de enfermedad dental.
La más común es la enfermedad periodontal, es decir, la inflamación de cualquiera de las estructuras que rodea los dientes.
Generalmente la mayoría de las mascotas empieza mostrando sarro o placa dental e inflamación en las encías, si esto no se trata la enfermedad irá evolucionando con los años hasta que el animal pierde  la pieza dental.
Aunque todas las razas tienen tendencia a las enfermedades pequeñas son los perros pequeños los que más incidencia de enfermedad dental tienen, especialmente aquellos de morro chato. También presentan mayor riesgo de enfermedad dental las mascotas cuya dieta es únicamente blanda y con alto contenido en azúcares, ya que tienen una textura suave que favorece la formación de sarro. Sin embargo el alimento seco roza los dientes, eliminando la placa dental y ayudando a que el sarro no se calcifique. Además el riesgo de enfermedad dental aumenta con la edad, siendo más frecuente de los 2 años en adelante.
La placa y el sarro
La placa es una película incolora que contiene bacterias, saliva, partículas de comida y otras células. El sarro es de color marrón o amarillo y se forma al calcificarse la placa. Ambas se acumulan a lo largo de la encía pero pueden llegar a cubrir toda la superficie del diente o acumularse bajo las encías.
Cuando se acumula mucha placa dental las bacterias provocan infección en las encías y se produce la gingivitis, si no se trata la placa se endurece y favorece la infección en toda la superficie del diente.
El sarro provoca mal aliento y la gingivitis favorece el dolor y sangrado de las encías, que se retraen y puede llegar a provocar la pérdida de la pieza dental, pero además puede derivar en una infección general, una miocarditis bacteriana, mala digestión u otros.
Tratamiento
El tratamiento consiste en eliminar la placa dental o el sarro mediante una limpieza dental con ultrasonido y saneamiento del periodonto, si es necesario también se les da antibióticos para controlar la infección y disminuir la gengivitis.
Prevención
La prevención es muy importante y realmente no es una cosa de otro mundo.
Lo primero y principal es cepillar los dientes del perro, siempre con pasta dentífrica para perros. El cepillado se debe realizar a diario o como mínimo una vez a la semana. Si acostumbramos al perro desde pequeño al cepillado no debería suponernos ningún problema realizar el cepillado.
También habrá que evitar las dietas blandas y limitar las latas a una o dos veces por semana. También hay que evitar la comida casera, dar restos de nuestra comida o snacks altos en azúcar. La alimentación debe ser sobre todo con pienso seco, que además de eliminar el sarro y la placa contiene pirofosfatos que ayudan a la salud bucal del perro. Si el perro tiene tendencia a las enfermedades bucales sería bueno cambiar el pienso por uno de grano más grande, para asegurarnos de que lo mastica bien y frota sus dientes.
Otra buena manera de prevenir enfermedades bucales son los snacks dentales que eliminan el sarro y los restos de comida y son ideales para dárselos a diario o día sí día no.
También hay juguetes destinados a limpiar los dientes y además fortalecen las encías y los músculos de la boca y se pueden usar de premio en el entrenamiento. También son muy recomendables cuando el cachorro está cambiando los dientes, ya que alivia el dolor y evita que muerda lo que no debe. 
También es conveniente acudir periódicamente al veterinario y que revise su salud dental.
Socialización con el cepillo de dientes
Primero hay que tener mucha calma y suavidad. Una buena idea es dejar que pruebe un poco de pasta dental canina y luego se la pases por los dientes, al principio puede no gustarle el sabor o la sensación pero con el tiempo se acostumbrará. Poco a poco cambia al cepillo de dientes y cepilla suavemente y con movimientos regulares, cuando casi hayas acabado cepilla verticalmente hacia el interior de la boca para limpiar la placa que se haya movido.

jueves, 19 de octubre de 2017

Patos como mascotas

Características
Los patos son animales muy cariñosos, sociables, inteligentes y emocionales, pueden entender órdenes y les gusta jugar con juguetes y pasear por la calle.
Viven entre 13 y 15 años.
No es un animal apto para un piso ya que requiere mucho espacio y estar en la naturaleza y tampoco es apto para vivir con perros o gatos, ya que los patos son presas y los perros y gatos depredadores, por lo que los patos activan los instintos de caza.
Cuidados
Los patos son animales muy sociables, por ello lo ideal es tener más de uno, así no se sentirán solos y se adaptarán a todo con mucha más facilidad, también es ideal que sean jóvenes para que se adapten bien, además si decides tener más de un pato ten en cuenta que no deben ser machos ya que se pelean y que aún así requieren de tu afecto.
Deben tener siempre un lugar para nadar, como una piscina o una fuente de al menos 60 centímetros de profundidad y con un filtro que elimine las heces y otra zona de tierra para caminar, por esto es que el pato no es una mascota para tener un piso, si quieres un paso debes tener una casa con jardín.
En cuanto a alimentación deben comer vegetales (Como zanahorias, maíz, etc) frescos, granos y semillas (Como pipas o cacahuetes) alternado con alimento para patos. También cazarán gusanos e insectos del jardín o el parque. Deben tener mucha agua fresca para acompañar a la comida. El alimento debe mezclarse con agua ya que necesitan del agua para comer. Deben comer entre 170 y 200 gramos de alimento al día, la comida debe estar disponible todo el día así como el agua, la cual cambiaremos dos veces al día y debe ser lo bastante profunda como para que quepa todo el pico, incluido las fosas nasales, si no terminan la comida al final del día hay que retirarla, ya que los patos son muy limpios y a lo largo de la noche se estropeará.
Son animales muy sensibles al frío por lo que deben tener un lugar cálido donde refugiarse, por ejemplo una caja o jaula forrada con paja, dependiendo de el clima puede necesitar una estufa.
Si los compras pequeños en las primeras 4 o 5 semanas de vida deben mantenerse en sitios cálidos y secos, una buena idea es una caja con paja y un foco de luz a una altura de 38 centímetros que iremos aumentando con el crecimiento del pato y en una esquina de la caja, a la sexta semana ya no la necesitará. Mientras tengan esta edad no les dejes solos en el agua porque no saben nadar bien. Durante esta etapa debe alimentarse con comida especial para polluelos.
A los 2 meses podremos empezar a sacarles a la calle si hace buen tiempo.
Lo ideal sería que vivan en una caseta para patos, un gallinero o una conejera, en la que deberán entrar de noche y mantenerse cerrada. Necesitan un sitio para protegerse y otro para andar, así que un jardín amplio y cerrado o un corral estarían muy bien, el corral sería ideal que tenga una capa de arena, así cuando hagan sus necesidades será más fácil de limpiar.
Entrenamiento
Si tu pato pasa mucho tiempo dentro de casa contigo venden pañales para patos que puedes usar dentro de casa, ya que no se le puede educar a hacer sus necesidades en un lugar concreto.
También hay arneses para patos para que les podamos pasear. Es complicado pasear a un pato ya que son animales muy nerviosos, pero si se le enseña desde pequeños pueden llegar a acostumbrarse.

El Tucán

Características
El Tucán pertenece a la familia Ramphastidae, en la cual hay 5 géneros y aproximadamente 42 especies. Su nombre proviene de la palabra Tukana, de la lengua Tupí.
El Tucán mide de 19 a 63 centímetros de largo y pesa entre 130 y 680 gramos. La especie más grande de Tucán es el Tucán Toco, que llega a medir 63 centímetros y el más pequeño el Tucancito Verde, que mide de 33 a 36 centímetros de longitud.
Su pico es grueso y largo, pero ligero y suele ser la tercera parte del total de su cuerpo. Según la especie predominan colores como azul, amarillo, rojo y verde. El plumaje es negro y es en el pecho donde se tiñe de color, acompañado por una franja naranja.
Tienen un cuerpo robusto, con una cabeza pequeña y un cuello corto pero grueso, sus alas son pequeñas y redondeadas y su cola larga y cuadrada. Poseen unas patas cortas y unos pies firmes.
Alimentación
El pico del Tucán, a pesar de lo potente que parece no suele servir como elemento defensivo, ya que es hueco y ligero, por ello usa el pico para pelar frutas o llegar a ramas distantes. 
Su alimentación es básicamente frutas tropicales, aunque también puede cazar insectos, lagartijas, ranas o comer huevos, pichones de otras especies, semillas o bayas.
En cautiverio se les alimenta con una dieta mitad fruta picada mitad alimento específico bajo en hierro. También se le da verdura, carne picada, insectos y pan integral. Se le alimenta dos veces al día, ya que su estomago es pequeño y su dieta rica en agua.
Hábitat
El Tucán es un ave nativa de América que habita en el sur de México, Centroamérica, el Caribe y la zona norte de Sudamérica, en climas tropicales y subtropicales. Habita las selvas húmedas, en las cuales abundan los árboles para construir sus nidos, en las que haga calor y haya mucha agua, aunque algunas especies de tucanes prefieren el frío.
Comportamiento
El Tucán es un ave sedentaria que vive durante toda su vida en el mismo área. Viven aproximadamente 20 años y pasan la mayor parte del tiempo en los árboles, desde donde se comunica con el resto con una gran variedad de graznidos. Suele vivir en pareja o en bandadas de alrededor de 6 miembros.
Durante el cortejo el macho y la hembra se ofrecen comida mutuamente y una vez juntos estarán juntos todas sus vidas.
La hembra pone de 2 a 4 huevos al año en nidos que hacen en huecos de los árboles y ambos padres cuidan de los huevos. Los padres alimentan a las crías durante unos 40 días y a los 2 meses ya están listas para abandonar el nido.

martes, 17 de octubre de 2017

Ejercicios para gatos

Los gatos, como todos, necesitan ejercicio, pero al ser animales depredadores lo necesitan aún más, por ello es importante, especialmente si son totalmente caseros y están castrados, que juguemos con ellos y les obliguemos a correr y saltar para evitar enfermedades como la obesidad.
En primer lugar, si tienes jardín déjale explorar cada rincón. Si hay pájaros querrá cazarlos y sólo con eso ya estará reafirmando su musculatura al poner el cuerpo en posición de caza, tendrá más apetito y mejorará su circulación sanguínea gracias al movimiento.
En casa puedes hacerle circuitos y ellos mismos gracias a su curiosidad se acercarán a verlo, ayudando no sólo a su físico sino a su mente.
Si hay varios gatos en la misma casa lo ideal sería que jueguen juntos.
Si tu gato sale de casa no deberás preocuparte porque en la calle correrá, cazará y explorará, pero cada vez es más la gente que decide no dejarles salir fuera, ya que los peligros son muchos y determinadas razas ni siquiera gustan de salir.
Asegúrate de que el juego de verdad gusta a tu gato y que no le genera estrés o ansiedad, ya que puede ser letal para el animal.
Gatos de interior
Si tu gato no sale a la calle tendrás que asegurarte de que cace, escale y arañe cosas.
Tu gato disfrutará mucho de los juguetes que se muevan mucho, como cuerdas o cosas atadas, también hay juguetes mecánicos o rellenos de hierba para gatos o una opción más low-cost es darle una caja de cartón. También necesitan para ejercitarse el poste para rascar porque fortalece su espalda y sus hombros. Los gatos tienden a aburrirse muy fácil de los juguetes, así que lo ideal sería rotarlos y guardarlos después de usarlos, así generarán mayor expectativa.
Lo ideal sería dedicar al menos 20 minutos a que el gato juegue con nosotros. Si lo hacemos a diario en uno o dos meses ya mostrará resultados. Tampoco debemos excedernos con el ejercicio para que el gato no pierda interés.
- Juegos de Inteligencia
En el mercado hay muchos juegos de inteligencia para gatos, algunos usan comida y otros sonidos o texturas, deberemos encontrar lo que sea más atractivo para nuestro gato.
Hay también otros más sencillos y baratos como los Kong, que son juguetes que se rellenan de comida (Puede ser pienso si tu gato no lo tiene siempre a disposición o golosinas light) y el gato debe apañárselas para sacarlas de dentro mediante golpes, agitándolo o moviendolo.
Además los Kong pueden ser tan entretenidos para al animal que le ayuden a superar problemas como la ansiedad por separación o la soledad cuando nos vamos.
- Ejercicio activo
Aquí tú debes ser la principal motivación de tu gato. Hazte con juguetes que le motiven y gusten, por lo general son los que tienen sonido o luces y haz que use los 20 minutos de ejercicio diarios en perseguirlos, correr tras ellos, etc.
Si optas por usar un láser piensa que debes usarlo muy bien, el gato es un animal depredador y pasar 20 minutos persiguiendo algo que no puede cazar puede resultar sumamente frustrante, si usas un láser asegúrate de que al acabar terminas en un juguete suyo o un peluche al que pueda atacar.
También puedes darle una pelota, hay gran cantidad de pelotas, algunas incluso se pueden rellenar con comida. Una muy buena idea es darle pelotas de gomaespuma, a no ser que tu gato sea muy bruto no la romperá y para él será muy estimulante perseguirla, cazarla, transportarla y esconderla.
Los juegos de cuerda suelen ser los favoritos de los gatos, pero algunos gatos muy ansiosos pueden ir a las manos y arañar o hacerte daño sin querer, una buena solución es coger un peluche relleno de hierba gatera o un peluche normal y atarlo en un extremo, dejando en ese extremo al menos 4 dedos de cuerda sobrante, así si se emociona podrá arañar y morder al peluche.
- Ejercicio pasivo
Puedes hacer que el gato haga ejercicio extra sin que ni siquiera se de cuenta.
Por ejemplo, si en tu casa hay escaleras ponle más de un comedero, así cuando quiera ir a uno u otro tendrá que bajar y subir o pon la comida abajo y el agua arriba. Pon sus juguetes esparcidos por varios sitios de la casa, como encima de encimeras, armarios, mesas, camas... así si quiere jugar con ellos tendrá que saltar para subir, pero deberás asegurarte de que pueda verlos, también además de juguetes puedes poner el comedero en sitios altos. Si tu gato es sociable otra buena manera de que se ejercite es adoptar a otro más para que así puedan jugar juntos. Usa la imaginación en ésto para hacer que tu gato se mueva.
Los túneles también son un buen aliado, ya que los gatos tienen una tendencia natural a esconderse y acecharte desde el túnel puede ser un ejercicio muy divertido y estimulante, también hay ruedas como las de hámster pero grandes para que corran.
Gatos obesos o con tendencia al sobrepeso
A veces, solo el ejercicio no es suficiente para nuestro gato.
Lo primero y más primordial es darle una dieta equilibrada, lo ideal sería darle un pienso para castrados y dejárselo todo el día (La ausencia de comida genera una gran ansiedad en los gatos y por ello un mayor consumo) si teniéndola todo el día sigue ganando demasiado peso habrá que racionarla.
Tampoco le des golosinas y si les das comida húmeda (Algo muy recomendable ya que les ayuda a ingerir más agua y eliminar toxinas) descuentale esa cantidad en pienso.
Si le das golosinas asegúrate de que sean bajos en calorías.

Cómo educar a un perro miedoso

Tener un perro asustadizo puede ser todo un problema, muchos perros miedosos reaccionan con ladridos, mordiscos y agresividad o pueden irse corriendo y tener cualquier tipo de accidente, pero no te preocupes, no está todo perdido. Primero deberemos identificar qué es lo que le asusta para poder lidiar con ello, para ello debemos saber cómo reacciona el perro cuando se asusta. Ante cualquiera de estas señales debemos actuar rápido y sacarlo de la situación que le asusta.
Signos de miedo
- Evitar personas o situaciones concretas
- Lanzarse o ladrar al objetivo del miedo
- Irse corriendo
- Quedarse congealod
- Mostrar señales de agresión (Erizar el pelo, ladrar, morder, gruñir...)
- Mostrarse sumiso o temeroso (Cola baja entre las patas, orejas gachas, lloros, orina, cuerpo rígido, temblor...)
- Aspecto deprimido y/o desinteresado
Un perro puede tener miedo por muchos motivos, uno de ellos es el factor genético, hay razas más ''débiles'', cachorros con padres miedosos o cachorros en las camadas más débiles que el resto y por ello más miedosos.
También puede ser por una socialización pobre o incorrecta. Los cachorros deben estar expuestos a animales, personas, lugares, ruidos y todo tipo de cosas y situaciones variadas durante las 12 primeras semanas de vida, de éste modo crearán costumbre a éstas cosas y no las verán negativas.
Otro motivo muy común es que el perro no vea a su tutor como una señal de liderazgo y protección y por ello sienta la necesidad de protegerle o protegerse a sí mismo.
También puede ser que haya sido abusado física o psicológicamente en algún momento de su vida y en consecuencia que se asuste ante las cosas que asocia con el abuso.
También puede ser que el perro tuviera algún tipo de choque físico o emocional. Por ejemplo, si tu perro está bien socializado con otros perros, pero de repente un perro le muerde, puede desarrollar miedo a los perros o si recibe un golpe fuerte mientras suena el claxon de un coche puede asociar ese sonido con dolor.
¿Qué hacer?
Algunos miedos desaparecen solos, pero en su mayoría no lo hacen y pueden empeorar. También el miedo puede disminuir en intensidad o frecuencia, pero si no desaparece sigue siendo un problema.
En primer lugar lo ideal sería descartar una causa médica al miedo, algunas veces una enfermedad puede hacerles sentir débiles y por ello mostrarse temerosos y recelosos por el miedo a ser atacados.
Cuando se descarte una causa médica habrá que saber cuál es el desencadenante del miedo (Ruidos fuertes, movimientos repentinos, determinados tipos de persona, hombres, mujeres, niños, perros, objetos...) y una vez identificado tratarlo.
En la mayoría de los casos los miedos pueden ser tratados y rehabilitados de forma parcial o total con dos métodos. La desensibilización y el contra-condicionamiento.
Ambos métodos requieren muchísima paciencia y el proceso de rehabilitación puede ser muy largo. La gran mayoría de los casos necesitan la ayuda de un especialista, que dado a su experiencia saben leer el comportamiento del animal, así nos aseguraremos de no interpretarlo de manera incorrecta y agravar el problema.
A veces la rehabilitación se acompaña de medicamentos que reducen la ansiedad del animal, pero éstos medicamentos deben ser prescritos siempre por un etólogo si este lo ve necesario.
Desensibilización
Primero hay que poner al perro a un nivel muy bajo de lo que le causa el miedo. Por ejemplo, si el perro tiene miedo a los hombres primero deberá enfrentarse a la presencia de un hombre, sentado y quieto a una distancia adecuada según el umbral de reacción del perro. Premiaremos al perro por mirar al hombre sin asustarse y estando tranquilo y seguir premiando siempre que el animal siga tranquilo, cuando lleve un rato tranquilo el  hombre puede empezar a moverse, ponerse de pie o andar, pero nunca en dirección hacia el perro. Si el perro se asusta o pone nervioso es que hemos ido demasiado rápido. Volvemos atrás, con el hombre sentado y quieto y dejamos que el animal esté tranquilo, esta vez durante más tiempo que anteriormente antes de intentar que se enfrente al hombre en movimiento.
Si forzamos al animal a ir hacia la causa de su miedo, incluso aunque sea por medio de golosinas, estaremos haciendo que el animal actúe en contra de sus sentimientos y en su instinto y le tendremos en conflicto, por lo que el perro debe entender el sólo cual es la mejor opción, si se acerca le premiaremos para que entienda que es una buena opción, pero si no lo hace simplemente debemos respetarlo y esperar a que él sólo cambie de opinión poco a poco por medio de la terapia.
Cuando el perro sea capaz de permanecer relajado ante el hombre en movimiento pero a determinada distancia invitaremos al perro a andar hacia él, si lo hace y no muestra señales de miedo el hombre deberá alejarse, así el perro asociará que su relajación significa una situación menos amenazadora y mayor control por su parte de la situación.
Repite varias veces este proceso disminuyendo muy poco a poco la distancia entre el perro y el hombre. Conseguir que el perro se deje tocar por el hombre o que pierda el miedo a éste puede tardar días, semanas o meses, dependiendo de la personalidad del perro y el nivel de miedo que tiene. El ritmo debe ser muy lento y siempre pautado por el propio comportamiento del perro, si vamos demasiado rápido podemos agravar el problema.
Algunas cosas pueden ser difíciles de reproducir o controlar, como por ejemplo si tiene miedo a las tormentas o a los fuegos artificiales, puede que no se asuste de la tormenta en sí, sino de las luces, la humedad, etc. En éstos casos es difícil reproducir todos los factores y el trabajo será bastante más lento.
Contra-Condicionamiento
El contra-condicionamiento es más efectivo si se usa junto a la desensibilización.
Consiste en emparejar el estímulo que le asusta con un comportamiento o acción incompatible con ello. Por ejemplo si aparece un hombre hacemos que se siente, al estar sentado no puede irse o reaccionar con miedo.
Por ejemplo cuando empezamos a socializar al perro con el movimiento del hombre podemos hacer que el perro realice ejercicios de obediencia sencillos, como sienta o mírame, siempre premiando el acierto, para que el perro se distraiga de el estímulo que le asusta y que también consiga confianza en sí mismo. También se pueden usar estímulos que fortalezcan el lazo entre el perro y el tutor, a veces el perro trata de protegernos a nosotros y se siente responsable de eliminar ese estímulo atemorizante, por ello se le debe enseñar a responder directamente al tutor, la orden mira puede ser más útil para ésto, así el perro y el tutor se convertirán en un equipo, haciendo que el perro se sienta más protegido por éste y por ende más relajado.
Umbral de reacción
Tenemos que tener en cuenta el umbral de miedo que tiene el perro. Cada perro tiene un umbral de temor diferente y conociéndolo bien podemos saber hasta dónde puede llegar el animal y medir el nivel de reactividad del perro. Cuando el perro cruce su umbral empezará a reaccionar de manera indebida ante el estímulo que le causa temor.
Por ejemplo, si el perro tiene miedo a los hombres, vamos andando y vemos uno a lo lejos pero el perro no ladra hasta que no está a 3 metros de él entonces sabremos que el perro no está cómodo cuando el hombre está a esa distancia o menos y que más lejos no le supone una amenaza y podemos hacer cualquier cosa estando allí. Cualquier acción llevada a cabo para desensibilizar al animal debe hacerse por debajo de su umbral.
Errores con un perro miedoso
- Castigar al perro
No se debe castigar al animal, ya que entonces el animal asociará aún más el estímulo que le genera temor a algo malo y agravaremos el problema. Debemos entender que el perro lo está pasando mal y que no lo hace a propósito.
- No forzar al animal
Si el perro tiene miedo a los hombres meterle en una sala llena de hombres o hacer que le toquen no le ayudará, sólo agravará el problema porque se agobiará y asociará aún más el estímulo a algo malo.
- No castigar ante una reacción indeseada al miedo
Si por ejemplo el perro rompe algo o se hace pis en casa por la ansiedad y le castigamos a parte de que no va a entender por qué le castigamos sólo vamos a conseguir agravar esa ansiedad y con ella el problema de miedo en general.
- No reñirle ante la agresividad
Si se muestra agresivo no debemos regañarle, gritarle o enfadarnos porque muchas veces esa agresividad sólo es una manera de intentar eliminar el estímulo que provoca el miedo o de protegernos a nosotros y no va a entender por qué le gritamos, si solo quería protegernos.
Consejos
Hasta que acabe la terapia habrá que seguir una serie de pautas para evitar que el perro se dañe o dañe a otros.
- No dejar al perro suelto por la calle para que no escape
- No obligarle a hacer algo que no quiera
- Tener paciencia y darle golosinas para que confié en ti y cada vez que se enfrente al miedo
- Sacarles a pasear a menudo, si es por falta de socialización llevátelo a hacer recados contigo para que experimente muchas cosas, siempre sin obligarle a enfrentarse a algo que le de mucho miedo
- Jugar con él, especialmente si está cerca el estímulo que genera el miedo
- No presionar al animal
- Tener mucha paciencia 
- No le acaricies cuando se asuste o reaccione ante el miedo

Las Ninfas

Características
Las ninfas (Nymphicus Hollandicus), también conocidas como Cacatúas Ninfa o Carolinas son aves que han empezado a ganar muchísima popularidad entre los amantes de las aves, ya que se trata de aves muy bellas, cariñosas, adaptables y agradecidas y muy buenas para tutores principiantes en el cuidado de las aves. Además son aves con una gran gama de colores y características.
Es una especie originaria de Australia que vive en zonas abiertas y con agua abundante. Cuando viven libres son aves nómadas que se mueven en función de dónde haya comida y agua.
Miden entre 25 y 33 centímetros y su principal característica es su cresta. En la cola tienen también plumas muy largas, que pueden llegar a medir la mitad que la ninfa. El color de las plumas es gris perlado con manchas naranjas en sus mejillas en la naturaleza, en cautividad pueden ser color salmón, gris, verde, perlada o amarilla.
Son aves cariñosas y muy poco ruidosas y están acostumbradas a vivir en pareja. Tienen una capacidad de imitación muy grande y suelen vivir muchos años.
Son capaces de imitar muchos sonidos y mientras que los machos tienen colores más brillantes las hembras los tienen más apagados.
Cuidados
Las aves exóticas necesitan tener condiciones lo más similares posibles a su hábitat natural para estar felices y equilibradas.
Si alimentación debe ser equilibrada, pueden comer alimento específico para ninfas o una mixtura a base de avena, alpiste, avena, mijo o pipas de girasol. También deben tomar de vez en cuando frutas y verduras como por ejemplo manzanas, lechuga, acelgas o zanahoria. De vez en cuando, como premio se le puede dar frutos secos u otras semillas.
Es recomendable darles un huevo con la cáscara molida para que así les aporte calcio.
El agua de bebida debe estar siempre limpia y ser cambiada cada vez que se ensucie, así como estar a temperatura ambiente.
La jaula debe limpiarse al menos una vez por semana y debe tener una jaula grande, al menos de 1 metro por 1 metro para que pueda moverse libremente, si tenemos dos debe ser de al menos 2 metros por 2 metros y tener barras para posarse y saltar así como juguetes, espejos y otros objetos para que se entretengan mientras no estamos en casa, si es posible sería ideal que tengan una pajarera.
Las ninfas necesitan estar lo más libre posibles, así que es necesario que la acostumbres desde pequeña a estar suelta por la casa, por mucho que la jaula sea grande.
Si tienes otras mascotas en casa hay que tener cuidado y enseñarles desde pequeños a convivir con la ninfa, ya que perros y gatos tienen instinto cazador y pueden tratar de atraparla.
No es recomendable juntarlas con otras aves, ya que al ser animales muy tranquilos las otras aves pueden estresarlas o atacarlas.
Ten cuidado con espejos y ventanas ya que no entienden cómo funcionan y pueden chocarse y lesionarse o morir. Procura que donde esté tenga buena temperatura y sobre todo que no haga frío, que esté limpio, que haya comida y agua y que no le de el sol directamente.
La hembra pone de 5 a 6 huevos, puedes construir el nido tú mismo, pero debe ser de tamaño suficiente para que el ave pueda incubar los huevos cómodamente y tener aserrín para que esté calentito. Los huevos tardan en abrirse entre 5 y 7 semanas y los polluelos salen del nido al mes de edad.
Entrenamiento
Es importante acostumbrarlas al contacto humano desde bien pequeñas para que así sean más dóciles, aún así son aves a las que les gusta estar con la gente y se apegan mucho a sus tutores, aunque a algunas no les gusta que les cojan con las manos.
Los machos pueden cantar y aprender a imitar palabras, aunque su especialidad es imitar ruidos o el canto de otras aves. Las hembras vocalizan menos, pero son más cariñosas.
Puedes enseñarle a subirse a tu mano poco a poco, haciendo que se acostumbre primero a ti y luego a agarrarse a tu mano, premiando cada avance por pequeño que sea. El entrenamiento debe ser lento y calmado, ya que al ser un animal tan tranquilo el jaleo o los movimientos bruscos pueden asustarla.

domingo, 15 de octubre de 2017

Adiestramiento del Conejo

Los conejos son animales muy sociables, que disfrutan muchísimo de la compañía de su tutor y que necesitan salir de la jaula y  corretear por la casa, para aprovechar ese tiempo una vez que haya aprendido a controlar sus deposiciones podremos empezar a enseñarle trucos. Lo primero será poner una bandeja destinada a sus necesidades con un empapador en el fondo y ponerla en la jaula, cuando sepamos que usa ese lugar para hacer sus necesidades podremos sacarlo fuera de jaula y ponerlo en su lugar de paseo, si hace sus necesidades donde no debe lo limpiaremos y pondremos vinagre en su lugar para que no quiera volver ahí o moveremos la bandeja a ese lugar, si lo hace bien puedes darle una golosina.
Para el entrenamiento deberemos primero saber qué premio entusiasma a tu conejo, puede ser comida o un juguete. El conejo es, en la naturaleza, una presa con muchísimos depredadores, por lo que los gritos o movimientos bruscos a la hora del entrenamiento sólo harán que el animal entre en pánico y se esconderán.
Los conejos como animales herbívoros que no ve bien de frente por lo que ven mejor hacia los lados y de lejos, debemos comprender como usa su vista y su olfato para poder enseñarle cualquier cosa. 
Enseñar órdenes
Lo primero es saber que el entrenamiento va a tomar bastante tiempo. Lo mejor es dar sesiones muy cortas, por ejemplo dos o tres diarias de 5 o 10 minutos, así no se aburrirá del entrenamiento. Usa la golosina favorita de tu conejo para aumentar ese interés en el entrenamiento.
Debes dividir el comportamiento que quieres hacer en trozos e ir premiando cada vez que realice una fase de esa orden, por ello es bueno que sólo le enseñes una orden a la vez. 
Cuando el conejo haga lo que quieres reforzar dale una golosina, por ejemplo si consigues que se ponga de pie dale una golosina y usa la orden ''Pide'' por ejemplo, ésto debe hacerse muy rápido, ya que sólo asociará el premio a la orden si esto sucede en un espacio de como mucho 3 segundos, ten cuidado también si hace otra cosa, si se baja al suelo antes de que le des la chuche, por ejemplo, reforzarás el estar en el suelo al darle la chuche y no el estar de pie.
Si por ejemplo quieres enseñarle a venir ponlo cerca de ti, cuando venga hacia ti dale la golosina para que sepa qué es lo que tiene que hacer y poco a poco ve añadiendo al gesto la órden (En este caso el nombre del conejo) hasta que asocie venir a su nombre.
Cuando el animal reaccione a la orden con más aciertos que errores comienza a retirar las golosinas poco a poco.
Enseñar a usar el arnés
Mucha gente disfruta de llevar a su conejo con arnés y correa por el campo o el parque para que disfrute de la naturaleza. Para enseñarle a aceptarlo y usarlo lo primero será dejarle el arnés para que lo huela y toque. Cuando se sienta cómodo con el arnés pónselo poco a poco, premiandole cada vez que te deje poner una parte más de su cuerpo en el arnés (Por ejemplo, premiale por dejarte ponerle el arnés en la espalda, luego por dejarte meterle la pata y así), una vez se lo pongas completamente premiale y déjale que lo lleve un tiempo, cuando esté totalmente habituado al arnés pon la correa y deja que la arrastre por la casa, premiale por dejarte que se la pongas y por llevarla tranquilamente. una vez se habitúe a la correa podrás empezar a llevar la correa por la casa y premiarle por ello.
Aprender a usar un arenero
Para enseñar al conejo a usar un arenero primero deberás descubrir dónde está haciendo sus necesidades, para poder usar éste lugar a su favor.
En la caja de arena coloca un poco de material (De las virutas de la jaula del conejo) que esté sucio en la caja de arena, así el conejo querrá usarla. Coloca la caja de arena en el lugar que el conejo usa para hacer sus necesidades (Hay cajas de arena especiales para que encajen en la jaula) y así el conejo cuando vuelva a ese lugar a hacer sus necesidades estará en el arenero y lo usará directamente.
Clicker
Mucha gente usa el clicker no sólo en perros, sino también en conejos, ratas, gatos, hurones...
Se usa de la misma manera que en un perro, primero deberás hacer que el animal asocie el sonido del clicker a comida, luego cuando estés entrenando el click hará entender al animal qué ha hecho bien y que ahora va a recibir un premio.
Hacer que obedezca órdenes sin premio
Poco a poco hay que quitarle el premio al conejo por hacer una orden. Cuando veas que domina esa orden poco a poco dale menos golosina, por ejemplo, puedes darle una vez sí una no, luego una cada dos, una cada 3 y finalmente aleatoriamente, poco a poco puedes sustituir el premio por una caricia o un juguete y al final es posible que no necesites ningún tipo de premio. Si decides que el premio va a ser una caricia asegúrate de que la caricia sea en la cabeza, ya que los conejos no disfrutan las caricias en el cuerpo.
Mantener las órdenes en el tiempo
Ten en cuenta que los conejos no son como los perros y los gatos y puede que de vez en cuando el conejo vuelva a necesitar re aprender una orden o volver a ser reforzada, por lo que es posible que para ciertas ordenes haya que volver a darle un premio.

El Moquillo

El moquillo es probablemente una de las enfermedades caninas más conocidas y temidas por cualquier tutor.
Es una enfermedad producida por el virus del Distemper y es una enfermedad que causa muchas muertes, debido a la rapidez con la que acaba con el animal.
Para que el animal se infecte este debe inhalar el virus, cuando lo hace el virus pasa a las amígdalas y los ganglios bronquiales y desde allí se disemina por el torrente sanguíneo. 
Esto ocurre con muchísima velocidad, en sólo dos días puede haber llegado el virus al torrente sanguíneo, por ello el tiempo para tratarlo es muy corto y de ahí la alta incidencia de muertes.
El virus puede transportarse por secreciones de animales infectados, que se pueden transportar a través de otros animales o mediante los humanos, trayendo el virus en la ropa o los zapatos, por ejemplo. También puede transportarse por el aire, lo que es más complicado de controlar y es lo que da tanta peligrosidad a ésta enfermedad.
¿Qué es?
Es una enfermedad vírica que afecta al las vías respiratorias, el sistema digestivo y el sistema nerviosos. Es letal si no se trata a tiempo y los cachorros, al no estar vacunados, son los que más riesgo tienen ante esta enfermedad, además es altamente contagiosa.
La enfermedad del moquillo se produce por el virus del Distemper, de la familia Paramyxovirus, la cual está relacionada con el sarampión humano. Es una enfermedad muy común, pero fácilmente prevenible siguiendo el calendario de vacunación del animal.
El moquillo, al contrario de lo que se cree, no afecta sólo a los perros, sino también a otros animales tales como visones, zorros, lobos y hurones, sin embargo los perros son más vulnerables si tienen menos de 5 meses o no están vacunados, por el contrario los gatos no se contagian de moquillo, ellos tienen otra enfermedad similar llamada moquillo felino o Panleucopenia que se causa por el virus del Parvovirus Felino, por lo que si tu perro tiene moquillo no se lo contagiará a tu gato y viceversa.
Síntomas
El moquillo es una enfermedad difícil de diagnosticar ya que presenta muchísimos síntomas. Si tu perro tiene uno de los siguientes síntomas deberás ir al veterinario, ya que un perro infectado puede tardar desde un par de días a hasta 3 semanas en tener síntomas y morir en sólo un par de días.
Para diagnosticar la enfermedad el veterinario hará un análisis de mucosas, sangre y heces.
- Tos
- Estornudos
- Descarga nasal (A veces son mucosas verdosas en nariz y ojos)
- Flemas en los pulmones
- Diarrea
- Letargia
- Pérdida de apetito, a veces incluso dejan de beber agua
- Tics
- Heces con sangre (Aunque no se da en todos los casos)
- Vómitos
- Dificultad para respirar
- Fiebre
- Dermatitis
- Convusiones
- Parálisis parciales
- Almohadillas duras, secas y agrietadas
Tratamiento
Si pillamos la enfermedad a tiempo y acudimos al veterinario cuanto antes el perro puede sobrevivir. Lo primero es aislarlo de otros perros para evitar que la enfermedad se propague. La enfermedad no tiene cura como tal, pero sí que hay tratamientos paliativos para los efectos que ésta enfermedad tiene en el animal, para que así pueda tener una vida digna y sin sufrimiento.
Por lo general el tratamiento  se forma con expectorantes para evitar las flemas, inyectables para el dolor, fármacos para el sistema digestivo y las convulsiones, suplementos alimenticios para fortalecer las defensas del animal y vitaminas del grupo B que eliminen o mejoren los tics.
También se cambia la dieta del perro, ya que muchos perros con moquillo no quieren comer ni beber, por lo que hay que asegurarse de que coma y beba y que toma todos los suplementos. Si no quiere comer lo ideal sería darle comida blanda o comida para perros casera y batirla y dársela con una jeringuilla así como darle el agua con otra jeringuilla para asegurarnos de que se hidrata adecuadamente. Si aún así se niega a tragar deberás llevarlo al veterinario para que le sonden o le administren suero.