lunes, 20 de abril de 2009

El Gecko

Es un lagarto pequeño, para nada agresivo, que requiere los mismos cuidados que cualquier otro reptil.
Es un animal de hábitos nocturnos, con ventosas en las patas que le permiten trepar y con capacidades miméticas similares a las de el camaleón, algunos pueden soltar su cola como las lagartijas, por lo que es mejor que no lo cojamos nunca por la cola.
Antes de llevarlo a casa debes informarte de como debe ser su hábitat. El terrario ha de ser de cristal y estar completamente tapado para evitar que escape, debe tener la iluminación, humedad, ventilación y temperaturas adecuadas y ramas y vegetación para que trepe.
Dependiendo de su zona de origen necesitará una humedad distinta, que consultaremos antes de su compra. La luz ayuda a elevar su temperatura, ya que al ser animales de sangre fría necesitan estar al sol para mantenerse calientes, necesitando mantener una temperatura ambiental de 25º, cosa que se puede conseguir poniendo lozas térmicas bajo las piedras o el terrario.
Comen insectos, pero se puede complementar su alimentación con fruta fresca, como manzanas o plátanos y darle calcio y vitaminas. Siempre debe tener agua limpia. Mucho cuidado con lo que le des, se lo comerá todo pero la mayoría no lo digerirá.
En su época de hibernación (Que consultaremos también antes de la compra) tendremos que tenerle en ayuno unos días, para evitar que quede comida en su intestino que se puede pudrir.
No se le debe exigir cariño, es un animal que se estresa con facilidad.

No hay comentarios: