martes, 14 de abril de 2009

Reproducción e higiene del erizo

Si decidimos permitir a nuestros erizos criar tendremos que tener en cuenta varias cosas, una de ellas es, evidentemente, distinguir la hembra del macho.
El órgano reproductor de los machos es similar a un círculo oscuro en la zona del vientre, mientras que las hembras tienen mamas y un pequeño orificio cerca del ano, siendo éste la vagina. El macho solo buscará a la hembra en la época del celo y deberemos estar atentos ya que durante el coito los erizos pueden herirse entre ellos con sus púas.
Contacto entre hembra y macho
Una conducta muy propia del erizo es usar su instinto para protegerse de lo que le rodea con el ungimiento (acercarse a un objeto, olerlo, morderlo, ensalivarlo y sacudir la cabeza de izquierda a derecha con el objeto entre los dientes), al construir el ''nido'' es posible que el macho y la hembra hagan esto, por lo que deberemos ser cuidadosos y construirlo con un material natural y no tóxico.
Dejaremos a la hembra y el macho cohabitar en la jaula durante 15 días y llevando a la hembra tras este periodo de vuelta a su jaula. Después marcaremos en el calendario 35 días después de su unión y otros 35 tras su separación, la hembra dará a luz entre esas dos fechas.
Normalmente la camada de los erizos es de 4 crías, que mamarán hasta el mes y medio aproximadamente.
Debemos evitar tocar a las crías porque los erizos tienden al canibalismo y si la madre no reconoce el olor de sus crías las devorará. Un erizo tarda unos 3 meses en acostumbrarse a la cautividad, a los 4 meses ya es apto para la reproducción, a los 6 meses ya es adulto y viven unos 5 años.
Higiene
Aunque los erizos son bastante limpios, tendremos que bañarlos de forma periódica para evitar las tan frecuentes enfermedades de la piel. Nuestro jabón no sirve para lavarlos, así que tendremos que preguntar al veterinario o en una tienda especializada. Lo mejor es usar jabones sin perfume y con componentes neutros, el agua deberá estar templada y no echaremos el jabón directamente en su piel, sino que nos lo echaremos en las manos y formaremos espuma con él y esta espuma la esparciremos por el cuerpo del erizo. Con un pulverizador le echaremos agua por el cuerpo para quitar el jabón de entre las púas.
Para cortar las uñas lo mejor es llevarle al veterinario y de paso preguntarle por la limpieza de dientes y oídos.
Enfermedades
Un cambio en el estado de salud del erizo puede ser difícil de detectar debido a su carácter tímido y reservado, pero ante las urgencias hay que actuar rápido. Hay que asegurarse de que coma y haga sus necesidades a diario, que no coma nada extraño, que su ritmo de respiración se mantenga normal y que sus heces estén en buen estado.
Si cambia su tonalidad o aspecto, especialmente en púas y patas se deberá consultar inmediatamente con un veterinario especializado. Algunas enfermedades, como la salmonelosis se pueden transmitir de erizo a humano por lo que debemos asegurarnos de que nuestro erizo esté sano, en buenas condiciones físicas y ambientales y de que su entorno esté limpio.

No hay comentarios: