martes, 5 de mayo de 2009

Características de los Jerbos

Los Jerbos son roedores originarios de Mongolia donde allí se les llamaba ardillas del desierto.
Al principio se usaban únicamente como animal de laboratorio pero en los últimos años han pasado a ser una mascota muy de moda.
Su alimentación herbívora está compuesta por pipas de girasol, granos de cereales  maíz, verduras, lechuga, zanahoria y frutas.
Son animales nocturnos que viven en madriguera y que de adultos llegan a medir 20 centímetros.
Su pelo es corto, suave, de distintos colores como blanco, marrón, gris o crema en diferentes combinaciones.
Sus ojos son grandes y de color negro o, en raras ocasiones, rojos.
Para su hábitat se puede ambientar una pecera o terrario alto para evitar que salten, debe ser bastante grande y estar tapada con una malla que les permita tener cierta ventilación sin escaparse. En el fondo pondremos virutas de madera para conejos y hámsters, y papeles y telas para que hagan su madriguera.
También debe tener comida y agua que le podemos dar con un bebedero para roedores.
Los jerbos necesitan cariño y caricias de pequeños y hacer que ellos sepan quién les da de comer para evitar que de mayores se vuelvan agresivos.
Si queremos tener dos o más debemos comprarlos siendo bien pequeños para evitar peleas ya que los jerbos son agresivos y territoriales entre ellos y se pelearán hasta que uno de los dos muera.
Las hembras tienen celo cada 28 días y tienen de 4 a 5 crías. El periodo de gestación dura entre 21 y 25 días.
Los jerbos al nacer son muy delicados, pesan 2.5 gramos y miden 3 centímetros, no tienen pelo y son sordos. Al cumplir un mes se independizan de la madre y al cumplir los 3 meses ya son sexualmente maduros.
Los jerbos son una mascota ideal sobre todo para niños pequeños ya que no requieren muchos cuidados.
Reacciones:

0 comentarios: