viernes, 22 de mayo de 2009

Los ácaros y los reptiles

Es muy frecuente que los reptiles sean atacados externamente por los ácaros y que en infestaciones severas debilitan considerablemente al animal.
Para eliminarlos hay que tratar tanto al animal como al medio en el que vive.
Los ácaros pertenecen a la misma familia que las garrapatas, tienen 8 patas y se alimentan de la sangre del animal, por ello son grandes transmisores de enfermedades.
Aunque los ácaros que habitan los reptiles no infectan a otros animales ni a las personas sí son capaces de usar al reptil como medio de transporte, propagándose fácilmente a otros reptiles.
Identificación:
Los ácaros pueden ser de color marrón, rojo o anaranjado o de un rojo oscuro y vinoso, similar al de la sangre seca dependiendo de su especie.
Suelen verse caminando por el cuerpo del animal, bajo los bordes de sus escamas, tras las orejas, al rededor de los ojos, en las membranas de los oídos o en pliegues de piel de las patas.
En el caso de las serpientes se encuentran en las escamas que están superpuestas con otras, bajo el mentón o alrededor de los ojos.
Control y eliminación:
El control es algo complicado, ya que los productos capaces de matar a los ácaros son a su vez capaces de matar al animal, además son parásitos que se encuentran de modo normal en el ambiente, por lo que tan pronto como los elimines del animal pueden volver a ser infestados, además son microscópicos durante todas las etapas de su vida, hasta la madurez.
Para eliminarlos hay que tratar tanto al animal como al ambiente en el que viva.
- Retira al animal del terrario y limpia el terrario con veneno para ácaros, que puedes comprar en tiendas especializadas.
- Para limpiar el terrario hay que retirar el sustrato, meterlo en una bolsa y sacarlo de la casa, directamente a la basura.
- Pasa por el terrario un aspirador (Los de las cortinas y tapicerías son manejables y recomendables para esto) por todo el terrario, sobre todo por las esquinas y los rincones pequeños, si hay algo adherido a las paredes del terrario o al suelo eliminalo y vuelve a aspirar.
- El veneno es una mezcla de lejía y agua, que usaremos para rellenar todo el terrario y dejarlo así durante unos 10 minutos.
- Si los elementos decorativos del terrario lo permiten, hiérvelos en agua durante 20 minutos, el resto límpialos con agua y jabón y desinfectalos con lejía.
- Después sella el terrario con bolsas y cinta adhesiva y deja dentro un collar antipulgas durante al menos 3 horas.
- Limpia con el veneno también el ambiente cercano al reptil.

- Mete al animal en agua tibia (entre 26 y 29 grados) controlando muy bien la temperatura porque el calor puede matarlo y en ese agua pon povidona yodada.
- Mete al animal hasta la altura de los hombros (En caso de ser un reptil con patas) y si es una serpiente usa un recipiente de plástico con agujeros en la tapa por donde sacara la cabeza la serpiente pero se verá obligada a permanecer en el agua.
- Mientras esta el animal en el agua échale la solución en la cabeza sin que toque los ojos y con un paño mojado en la solución frotale los pliegues de piel de las patas, el cuerpo, el cuello y el abdomen. Si el animal te lo permite déjalo ahí unos 30 minutos.
- Moja un trozo de algodón en povidona yodada y pasalo con cuidado y suavidad alrededor de los ojos y la nariz y revisa las escamas para quitar los ácaros con un bastoncillo mojado en povidona yodada.
- Aspira minuciosamente toda la habitación en la que se encuentre el reptil, sobre todo lo que sea de tela, como cortinas, alfombras y similares. Después quita la bolsa del aspirador y vacíala en la basura del exterior.
- Después destapa el terrario y dejalo ventilar, preferiblemente con un ventilador y vuelvelo a armar. Mete dentro al reptil una vez tratado. Guarda el collar antipulgas en una bolsa cerrada para volverlo a usar en caso de ser necesario.
- Repite el proceso pasadas entre dos y 4 semanas

No hay comentarios: