miércoles, 27 de mayo de 2009

La Víbora como mascota

Características
Son reptiles con la cabeza en forma de triángulo, provista de dos glándulas que secretan veneno tras los ojos. La mandíbula además puede desencajarse para que el animal pueda tragar animales que son más grandes que su boca.
Están provistas de dientes largos y puntiagudos que enseñan en caso de amenaza para asustar a posibles depredadores. Los colmillos son retráctiles para que cuando la serpiente cierre la boca los colmillos no sobresalgan. Los colmillos tienen un canal interior que es por donde fluye el veneno .
En los orificios nasales y los ojos tienen fosetas termosensibles que le permiten detectar cambios de temperatura a cortas distancias, esto les permite localizar a sus presas por el calor que desprenden, morderlas y envenenarlas y luego poder rastrearlas y comerlas.
Las escamas están de forma carenada , es decir, que la punta de la escama no coincide con la base de la siguiente, sino que se superponen unas con otras.
Alimentación
Lo mejor, al contrario de lo que se cree, es darle una presa muerta. Se le pueden dar presas recién muertas e incluso congeladas, ya que si se le acostumbra desde pequeña a comer así aceptará la comida porque no sabrá lo que es una presa viva.
La razón de que sea mejor darles presas muertas es que un ratón vivo puede defenderse y morder a la víbora, por el contrario usar presas muertas para la alimentación de nuestra mascota es más cómodo para nosotros y más seguro para el animal.
Lo ideal, por tanto, sería comprar presas vivas y dárselas al poco de morir.
Debe tener agua siempre a su disposición en un cacharro en el que pueda acercarse para beber. 
Hábitat
Las víboras suelen crecer bastante en tamaño por lo que necesitarán suficiente espacio para vivir.
El terrario y la habitación en la que se ubique deben ser a prueba de fugas y debe tener poco mobiliario o no permitir que el animal se esconda, ya que así si escapa mientras limpiamos su terrario por ejemplo no tardaremos mucho en volverla a encontrar ni podrá esconderse.
El terrario debe ser resistente a los golpes y tener las juntas bien selladas para evitar fugas. Lo mejor es que no sea de cristal, porque es un material demasiado frío para un animal que no puede retener el calor por si mismo.
Como mínimo el terrario debe tener 50 centímetros para evitar que se sienta incómoda y ataque y para que tenga algo de espacio para moverse.
Si el terrario es de cristal ha de ser lo más grueso posible y a prueba de golpes.
Las ventanas de la habitación deberán estar siempre cerradas para evitar fugas.
Comportamiento
Tienen un carácter tranquilo por lo que son ideales para convivir con humanos, pero es necesario que su dueño sea alguien capaz de manejarla porque tienden a ser agresivas con quien no sabe tratarlas.
Las víboras que han vivido en cautividad suelen ser más dóciles que aquellas que se han tomado directamente de su hábitat, algo que hay que tener en cuenta.

No hay comentarios: