jueves, 4 de junio de 2009

Cuidados y alimentación de gazapos huérfanos o rechazados

Un gazapo menor de un mes no es capaz de vivir sin su madre y por ello dependerá por completo de nosotros, quienes deberemos proporcionarles dos cosas básicas: Alimento y un lugar tranquilo y caliente. El alimento se lo proporcionaremos con leche para gatitos lactantes. Después de ese mes estarán fuera de peligro, pero deberán seguir tomando leche y complementar su alimentación con heno y pienso con leche.
Si su madre esta viva pero no los atiende tendremos que empezar a vigilar. Las madres sólo dan de mamar dos veces al día y con mucha rapidez, el resto del tiempo la madre estará alejada de los bebés con el fin de no atraer depredadores, si vemos que la barrigita de los gazapos esta llena, lisa e hidratada y duermen tranquilos es que están comiendo bien aunque no lo hayamos visto, si por el contrario tienen la tripa vacía, están arrugados y azulados y están inquietos entonces es muy probable que no estén comiendo bien.
Cómo alimentarlos
Antes de empezar a dar biberón si tenemos a su madre y ésta se encuentra en buen estado de salud lo mejor será intentar que sea ella quien los alimente, para ello debemos preparar un lugar donde pueda entrar ella fácilmente para alimentarlos, con una caja ni muy alta ni muy baja, donde ella pueda entrar pero sus bebés no puedan escapar bastará. En el fondo pondremos una toalla, encima heno y pelo de la madre que haya soltado por el nido será suficiente. Este nido se debe encontrar en un lugar tranquilo y cuando lo tengamos preparado meteremos a la madre dentro.
Antes de tocar a los gazapos hay que lavarse las manos con jabón desinfectante, frotarse las manos con heno y luego con la madre, así evitaremos dejar a los gazapos un olor que pueda resultar extraño para la madre.
Si con esto la madre no los alimenta pasadas 24 horas la sujetaremos suavemente de manera que los gazapos puedan comer y mientras tranquilizamos a la madre, por lo general con que las crías consigan mamar una vez o dos la madre volverá a alimentarlos por sí sola.
Si la madre no está deberemos darles biberón. Prepararemos un habitáculo similar al anterior, pero sin pelo y con un paño de algodón capaz de dar calor a los pequeños. Deberemos tenerlos en un lugar tranquilo, oscuro o poco iluminado, si ruido y con una temperatura de 25º
Hay que saber si los gazapos han podido beber leche materna en un primer momento, algo que es muy importante porque la leche materna contiene durante los primeros días calostro, el cual tiene anticuerpos, al ser los gazapos muy delicados sin ese calostro tienen muchas probabilidades de morir y por ello habrá que añadir calostro en polvo a la leche, la cual debería ser leche en polvo para gatos lactantes, que tiene muchos nutrientes. Las mejores marcas para conejos son KMR, LactaDiet y Royal Canin.
Para alimentarles necesitaremos un biberón con una tetina muy pequeña, por ejemplo biberones para gatos. También tetinas muy pequeñas que se pueden poner en jeringas pero sólo las venden online, estos biberones, tetinas o jeringas deberán ser esterilizados antes de cada uso.
Durante los 10 primeros días de vida deberemos manipularlos lo menos posible salvo para alimentarlos y para estimularlos a orinar y defecar, para ello deberemos humedecer un algodón con agua tibia y frotar la zona genital con ese algodón durante unos 15-30 segundos antes de comer y después de comer. Esto es muy importante, ya que sino el gazapo puede morir.
También es importante pesarles, debemos asegurarnos de que vayan ganando peso, si no es así habrá que enriquecer la leche, darles más o darles más tomas.
A las 2 semanas los gazapos empezarán a comer heno y pienso, pero habrá que seguir dándoles leche y calostro hasta las 8 semanas.
Cuando cumplan las 3 semanas habrá que empezar a darles las bacterias típicas de la flora intestinal de los conejos, para ello habrá que mezclar un cecotrofo (Heces de conejo con materia orgánica a medio digerir que ellos comen de forma natural para digerirla por completo) de un conejo adulto, sano y desparasitado con leche y dárselo de beber, repitiendo esto todos los días durante 3 días, si no podemos conseguir un cecotrofo podemos usar heces normales, pero entonces habrá que darles la mezcla durante el doble de tiempo o más.
Entre las 6 y 8 semanas habrá que desparasitar a los gazapos, si se empeñan en tomar leche se les puede ir dando cada vez más diluida en agua hasta que pierdan el interés por ella y coman heno y pienso.
Fórmula y número de tomas
Se les puede dar directamente la leche para gatos con calostro, en cuyo caso se dará del 60% al 90% del peso del gazapo al día repartido en 3 tomas.
Como la leche de gata es menos nutritiva que la de coneja se puede enriquecer de este modo:
-100cc Leche para Gatos Lactantes
-100cc Leche Entera de Cabra
-15cc Calostro Liofilizado
-2cc Nata
Las tomas serán:
Semana 1:
-5ml/Día repartidos en 2 tomas
Semana 2:
-10 a 15ml/Día repartidos en 2 tomas
Semana 3 a 6:
-15 a 25ml/Día en 2 tomas
-Introducir Heno y Pellets
Semana 6 a 8:
-Diluir la leche cada vez más con agua hasta que la rechacen
-Empezar diluyendo un 25% hasta llegar a un 75%
Cómo dar las tomas
-Desinfectar biberones, tetinas y jeringas antes de cada toma.
-Si usas jeringa lubrica el émbolo con simeticona.
-Ponerse a nivel del suelo por si los gazapos saltan o se revuelven y apoyar al gazapo en una toalla.
-Sujetar al gazapo en horizontal con una mano y con la otra el biberón o jeringa.
-No forzar al animal a beber si no quiere, sino el líquido podría acabar en los pulmones.
-Mojar los labios del gazapo con leche para que los chupe.
-No apretar el biberón ni empujar el émbolo de la jeringa, el gazapo debe beber por si mismo.
-Si todo va bien el gazapo se enganchará a la tetina y en unos segundos habrá terminado su comida.
-No dar demasiada cantidad en cada toma pues produce gases, dolores y malestar.
Cómo hacer la Maniobra de Heimlich a un gazapo
Si el gazapo aspira líquido se le pueden bloquear las vías aéreas, si esto pasa haremos una Maniobra de Heimlich especial que consiste en sujetar al gazapo entre las palmas de nuestras manos, con la espalda y el cuello bien sujetos y subir las manos con la nariz del gazapo hacia arriba y bajarlas en un movimiento firme pero no demasiado rápido en dirección a nuestros pies. La idea es que los órganos presionen con su propio peso el diafragma y que eso empuje el aire de los pulmones hacia fuera, este aire hará que el gazapo expulse el líquido que bloquea la respiración. Deberemos repetir este movimiento 2 ó 3 veces si lo vemos necesario, hasta que el gazapo comience a moverse de nuevo. Una vez despejadas las vías deberemos ir al veterinario para consultar si es necesario iniciar algún tratamiento con antibióticos para evitar una neumonía.

No hay comentarios: